Buscar





La clave del cambio es la educación en y para la igualdad

Fecha: (3/29/2016 3:02:21 PM)

8 de marzo(450).jpg

Montevideo, Uruguay. El 8 de marzo de 2016, conmemorando el Día Internacional de la Mujer, la profesora Soledad García Muñoz, representante del IIDH en Suramérica, dictó la conferencia Derechos Humanos de las Mujeres: Claves Históricas, Conceptuales y Legales en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de la Empresa. Ofició de anfitrión el decano Rubén Correa Freitas, quien destacó la importancia de la actividad y de los acuerdos que se están avanzando con la Oficina Regional Suramérica del IIDH.

A la actividad acudieron decenas de estudiantes de ciencias jurídicas. Asistieron también Belela Herrera, ex vicecanciller de Uruguay y reconocida defensora de derechos humanos a quien la disertante rindió tributo; Melissa Paulsen, vicecónsul de Estados Unidos en Uruguay e integrantes de la empresa pública ANCAP y del equipo de trabajo de la Oficina Regional del IIDH.

La señora García Muñoz comenzó su charla diciendo que el 8 de marzo es un día de conmemoración y principalmente un día de reclamo por los derechos. Esta es una causa no sólo de las mujeres sino de toda la humanidad.

Durante su exposición, de más de una hora, la jurista repasó la larga historia de reivindicación colectiva por los derechos de las mujeres de la que conocemos muy poco. Desde la lucha por el derecho al sufragio, el reconocimiento de los derechos de las mujeres en la Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos de Viena recién en 1993, hasta la importancia de avances en el plano internacional, como la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, o Convención de Belém do Pará, dos importantísimos instrumentos jurídicos que deben conocer quienes estudian y se dedican al Derecho.

La charla dio lugar a reflexiones sobre los estereotipos y las expresiones discriminatorias hacia las mujeres y la violencia, que son “dos caras de una misma moneda”, así como sobre los conceptos de género de la historiadora estadounidense Joan Wallach Scott y el de derechos humanos de las mujeres, de la expositora, construido con base en su vasta experiencia en la temática: El derecho universal de cada mujer del mundo a vivir una vida libre de discriminación y libre de violencia, con autonomía sexual y reproductiva, tanto en el ámbito público, como en el privado, tanto en tiempos de paz, como de guerra, para poder disfrutar efectivamente de la integralidad de los derechos humanos. Para buscar la felicidad.

También invitó a las personas presentes a interesarse más sobre el tema enfatizando en los estándares internacionales, como las resoluciones en los casos de María Da Penha contra Brasil, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), o Castro Castro contra Perú y Campo Algodonero contra México, de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), en las que se comenzó a aplicar la Convención de Belém do Pará y a incorporar a los análisis la perspectiva de género. Además destacó la centralidad de la obligación de debida diligencia en dicha jurisprudencia y para proteger los derechos de las humanas.

El artículo 6 de la citada convención interamericana indica que el derecho de toda mujer a una vida libre de violencia incluye, entre otros: el derecho de la mujer a ser libre de toda forma de discriminación, y el derecho de la mujer a ser valorada y educada libre de patrones estereotipados de comportamiento y prácticas sociales y culturales basadas en conceptos de inferioridad o subordinación. Por tanto, y tal como concluyó la conferencista, la clave del cambio es la educación en y para la igualdad. Para cambiar la realidad y mejorar la relación entre hombres y mujeres hay que educar.