Buscar





Diversidades reconocidas y valoradas

La existencia de distintas visiones y formas de percibir el mundo, la vida y la existencia humana -incluyendo la concepción sobre la propia identidad y pertenencia, las maneras de ser, estar, sentir, pensar y relacionarse- dan origen a conglomerados diversos por su país o región de origen o por sus características étnicas y culturales, de género, sexuales, etarias, religiosas, ideológicas, sociales, económicas, políticas y de capacidades, entre otras.

El reconocimiento y valoración de las diversidades suponen tanto su reconocimiento jurídico y social como sujetos de derechos como las oportunidades reales para ejercerlos. Asimismo, deben tener la posibilidad de recurrir a los mecanismos, recursos y prácticas que les permitan exigir su cumplimiento y protección sin discriminación, con un enfoque diferencial de sus particularidades, especialmente la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran algunas de ellas. Esto incluye medidas de acción afirmativa y la implantación de una cultura y prácticas institucionales no discriminatorias.